Educación: No Somos Recortables


          Con los nuevos resultados electorales en la mano, la Administración Pública madrileña se apresta a arrearle al sector público su penúltimo golpe de gracia. No creo que haya sido ése el deseo o el mensaje que la mayoría de madrileños y madrileñas haya querido transmitir, pero ahí tenemos a los intérpretes de la voluntad poPPular dispuestos a mearnos encima y, como decía Castelao, pretenderán hacernos creer que llueve.

          Comienza el nuevo curso con la Enseñanza en pie de guerra, tras una serie de ataques a la enseñanza pública, su calidad y su prestigio, culminados con las instrucciones de la Consejería de Educación para el nuevo curso, anunciando graves e intolerables recortes en profesorado. La respuesta por parte del profesorado no se ha hecho esperar y sus acciones están siendo respaldadas por estudiantes y familias.

           Afirma Lucía Figar, el esperpento sectario que Aguirre nos colocó como Consejera contra la Educación y contra el Empleo, que la calidad de la enseñanza madrileña no se va a resentir aunque haya 3.000 profesores menos. Tan sobrados debemos andar en la Comunidad de Madrid que estamos que lo tiramos, según sus peculiares apreciaciones. Lo malo es que si echamos una ojeada al siguiente cuadro comparativo vemos cómo Madrid se sitúa claramente en la cola de las Comunidades en cuanto a inversión educativa se refiere. De puta pena.

 Cuadro comparativo inversión en Educación por Comunidades

             Bien recortada tenemos ya la Educación en Madrid, así que ya NO SOMOS RECORTABLES. Y no vale pretender justificar los recortes en profesorado en el descenso del número de alumn@s, como pretende Figar: en 4 años, el descenso del alumnado ha sido del 4% y su plan consiste en eliminar el 15% de la plantilla en un solo año.

          En los planes de la Comunidad de Madrid está el favorecimiento de lo privado frente a lo público en general, y particularmente en el ámbito educativo. No es casual que en el periodo 2006-2010 la inversión en la enseñanza pública haya descendido drásticamente, mientras ha crecido ostensiblemente la subvención a concertada y privada  (capítulo aparte merecería el estudio de los beneficios que la nueva desgravación fiscal aprobada por la Comunidad de Madrid pone a disposición de las familias que llevan a sus hij@s a la privada, pasando de 500 a un máximo de 900 €, regalo fiscal a la privada equivalente a lo que quiere ahorrar en profesorado en la pública).

           Como ejemplo que corrobora este trato de favor a lo privado, en la última década se han construido en Madrid muchos más centros privados que públicos, habiendo sido la propia Administración de Madrid quien ha cedido suelo público para la construcción de estos últimos; y ya el colmo, ha llegado a entregar a entidades privadas la gestión de centros construidos con dinero público (como el de El Álamo).

          La consejera Lucía Figar, en unos encuentros internacionales de “Comunión y Liberación” explicaba orgullosa sus planes privatizadores y el magnífico estado en que se encentra la enseñanza católica en la Comunidad de Madrid. Sus intervenciones están en youtube y parece mentira que alguien que está al frente de la educación de toda una Comunidad pueda tranquilamente ufanarse de estar alineada a favor de una secta. Cosas así decía allí:

     “En primer lugar, hemos elegido mejorar el panorama de la educación en centros de gestión privada con fondos públicos, ampliar la oferta de plazas en las estructuras de este tipo dentro de la Comunidad de Madrid. Estos centros están sostenidos con el dinero público, con fondos de los gobiernos regionales, pero tienen gestión privada y por tanto tienen titularidad privada y son gestionados de modo privado (…)

      El problema también del lugar, del terreno, es un problema grave en España. Era un gran problema y nosotros hemos ofrecido estos lugares gratuitamente a organizaciones religiosas, cooperativas y otras estructuras para que crearan centros sostenidos con fondos públicos pero con gestión privada. Esto indica que en los últimos 6 años hemos abierto 79 centros nuevos de este tipo en la Comunidad de Madrid y hoy en día la proporción entre escuela pública, concertada y privada es esta: la escuela pública representa el 52% en nuestra región, la Comunidad de Madrid, la escuela concertada el 33% y la escuela al 100% completamente privada cerca del 15%. 

      Dentro de estos centros, entre comillas, “concertados”, más de 2/3 ofrecen educación católica. Comunión y Liberación gestiona dos centros; C.L. gestiona 2 centros, por lo tanto yo pienso que estos dos centros pueden ser más en futuro obviamente, no sólo quedarse en dos (aplausos)”.

      En fin, lógicas consecuencias por entregar a la zorra el encargo de que cuide el gallinero.

 DEFENDAMOS LO NUESTRO:

ESCUELA PÚBLICA DE TOD@S PARA TOD@S

Anuncios

Acerca de pmusifloren

Estoy de acuerdo con Nietzsche cuando dijo que "sin música, la vida sería un error"
Esta entrada fue publicada en reflexionar y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.