Econolocura


Si hubiese que señalar un factor determinante en todas las fases de la actual crisis económica, no cabe la menor duda de que ese factor sería la especulación. Pero desgraciadamente no es el único. La colusión activa entre los estados y los grandes intereses económicos en la progresiva desregulación de los mercados, y las enormes carencias en fiscalidad, que a su vez favorecen al poder económico-financiero-especulativo, son cruciales a la hora de facilitar el avance de un capitalismo voraz y sin complejos, que es lo que en el fondo nos ha traído a este punto de crisis devastador e interminable, y que para algunos cobra dimensiones de conflagración.

Llegado a este punto, se cuestiona si realmente se puede hablar de una economía creadora de riqueza y crecimiento o, si no es en el fondo una economía de la destrucción y la miseria. Parece que poco a poco se van eliminando todas las trabas para que esta hipótesis cobre más fuerza que nunca. Se va despejando el camino, a través de niveles de paro insospechados, recortes en servicios públicos, como sanidad y educación, recortes sociales de salarios y derechos laborales, pensiones, prestaciones sociales, falta de intervención fiscal con los grandes patrimonios, los beneficios empresariales, tolerancia e indulgencia con el sector financiero más agresivo.

La misma banca rescatada por el estado con fondos del contribuyente, luego se ha volcado en apostar agresivamente a la baja sobre la deuda soberana, asegurándose ganancias importantes al forzar los tipos de interés (vía la presión sobre la dichosa prima de riesgos), mientras empuja a las economías de los países más vulnerables de la Eurozona a una nueva y más profunda crisis. Y por supuesto, todo esto con el beneplácito de los estados miembros de la UE. Claramente el teatro del absurdo está servido en esta escenificación del terror financiero y estatal.

Hemos pasado por la crisis del ladrillo después del catastrófico pinchazo de la burbuja inmobiliaria, las hipotecas basura, los ‘subprimes’ han ido como su nombre bien indica, a la basura. Luego se fueron los beneficios de años de lucro a jugar en el mercado de materias primas, produciendo una presión todavía mayor sobre las personas luchando para sobrevivir, por no hablar de la mecha que hizo estallar la primavera árabe. Luego, se saltó al mercado de la deuda soberana y otra vez al ataque hasta poner contra las cuerdas toda la delicada estructura económica europea, poniendo de relieve el amor por el dominó.

Por supuesto, se puede hablar de muchas más cosas en esta partida a muerte de la economía global contra sí misma, con todos sus encantos neoliberales y neo-esclavizantes, pero únicamente para llegar a la misma conclusión: nada es casual, no son situaciones inesperadas, meros contratiempos de una maquinaria que de repente se averíe. Al contrario, es el avance progresivo de un modelo de economía, de un sistema de control, que busca garantizar la fragilidad del tejido social y sobre todo, a las clases trabajadoras, precarizando a marchas forzadas la vida de una gran mayoría de ciudadanos, mientras por otro lado, los beneficios de las grandes empresas crecen de una manera exponencial, y aparentemente inexplicable en tiempos de crisis, volcándose de una manera más insidiosa en el gran saqueo de la llamada sociedad del consumo, o lo que queda de ella.

Todo esto, para llevarnos a la pregunta de si el objetivo final no es otro que la puesta en escena de un séptimo sello de la mano de la economía del mercado que, por desgracia al final nunca muere, sino arrastrándose todo por delante, pasa de sueño a pesadilla sin ninguna transición de plano. The End. To be Continued….

Anuncios
Esta entrada fue publicada en foro, gt economía, reflexionar. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Econolocura

  1. Isa Baila dijo:

    Si Thom. Creo que así es. Y quizás a esto se refieren todas las predicciones del fin del mundo y todas las proyecciones de estudios científicos económicos que se hicieron en el pasado (y no tan malo, ahora lo sabremos) siglo XX. Es el fin de la cultura occidental programado por sí misma, para dar paso a una nueva cultura de la Humanidad evolucionada, al Hombre “Humano”.

    Supondrá, ahora lo veremos, la destrucción de las estructuras corrompidas, caducas, propias del hombre “Lupus”, depredador e incapaz de entender el Contrato Social que los más evolucionados supieron crear para armonizar la selva en la que hemos ido creciendo.

    Destruirá, ahora lo sentiremos, nos arrastrará a todos por delante ¿quizás si, quizás no?.

    Apuesto por la esperanza en la fuerza de la masa crítica de todas las buenas voluntades que trabajan en la sombra, cada vez más y mejor, con menos miedo, con más transparencia y en definitiva, con más valentía y conciencia de donde estamos. Se siente, se ve en la calle: masas de Personas conscientes, despiertas, valientes y capaces de luchar por la rezón y desde el sentido común.

    Esperemos que el parto no mate a la madre.

  2. hippieyo dijo:

    Hola compis
    En el encuentro de Rurales Enrredadox, al que tuve el gusto de asistir estos pasados días del jueves a domingo. Llegamos a ser aprox 500 personas. Entre los diversos y numerosos talleres que se hicieron. En uno de ellos se hablaba del matemático calendario Maya y sus profecías así como el paralelismo con el Tibetano.
    De lo expuesto se deducía que estamos acabando una era destructiva, los mayas dicen que en el próximo 2012 se acabará con el dinero tal como lo conocemos.
    En una reunión paralela se habla de los “ecos” como moneda de cambio que ya se utiliza en algunas zonas del mundo y que se va extendiendo, parecida a la que circulaba en tiempos de la republica Española.
    En la tradición tibetana. Estamos saliendo de la era de Kali Yuga. Es como un parto. no es el fin del mundo. Es el nacimiento de una nueva era.
    También podíamos apuntar que estamos iniciando la era de Acuario. La más creativa y futurista.
    la naturaleza es sabia y aprende lentamente. Todo apunta a ese cambio.
    La poderosa fuerza creativa y no violenta que desarrolla el 15-M. Esa energía apostemos que abrirá canales en los que discurrirán los acontecimientos futuros.
    Meditemos en ello y y aportemos energía a esa maravillosa idea.
    Un abrazo
    Pilar

Los comentarios están cerrados.