¿CÓMO PUEDE TRABAJAR APMON DE CARA AL OTRO?


“Cada pensamiento vive intensamente en las fronteras del pensamiento ajeno”

 

Las formas de meterle mano al tema para la reflexión y debate de esta semana son muchas pero, como hay que empezar por algún lado, he pensado que una forma original de hacerlo sería tomando el propio “título” del tema que (tras un buen rato) elegimos en la pasada asamblea:  ¿Cómo puede trabajar APMON de cara al otro?

Lo primero que me viene a la cabeza es la imagen de nuestra Apemón I mirando a otra persona de rasgos poco o nada definidos. Es sólo un ejemplo pero, sea cual sea la primera imagen de cada quien, el caso es que en nuestro título tenemos un Uno/a (APMON) mirando a un Otro/a y esto, que parece una perogrullada, ¡es un temazo!

Diccionarios a parte, a lo largo de estos ocho meses de MOVIMIENTO no sólo hemos  corroborado el hecho de que hasta para ser UNO/A es necesario un otro, sino que, además, hemos “redescubierto” que sin ese OTRO/A no hay comunicación y la expresión y la acción carecen de sentido. De ahí la elección de este modo de abordar nuestro tema de la semana y de la frase que encabeza esta introducción, frase que, salvando las distancias, bien puede resumir lo que considero que ha sido y debe seguir siendo la base de nuestro trabajo: el pensamiento colectivo.

Aprehendido esto, que ese UNO/A – el sujeto, el individuo, la persona y, en este caso en concreto, nuestra asamblea – no habla sola ni siquiera cuando lo hace consigo misma, creo que de lo que se trata ahora es de ver  (y debatir) cómo nos las vamos a arreglar para, por un lado, fortalecer y, por otro, contagiar nuestra visión/realidad a ese OTRO, a esa otra realidad que nos completa a la vez que es completada por nosotros/as.

 Continuará…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en foro, reflexionar. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿CÓMO PUEDE TRABAJAR APMON DE CARA AL OTRO?

  1. pmusifloren dijo:

    Me has recordado estos versos de los “Proverbios y Cantares” de Machado:
    II
    Mas busca en tu espejo al otro,
    al otro que va contigo.

    VIII
    No es el yo fundamental
    eso que busca el poeta,
    sino el tú esencial.
    . . .
    Y es que quizás “el otro” no es tan ajeno a cada cual; que la comunicación sería otra cosa si no hubiésemos desarrollado esa extraña facilidad para construir fronteras, barreras que nos aíslan. Doble tarea que nos ocupa y abruma: primero configurarnos como islas para luego, en el caso de que la conciencia nos asista, lanzarnos a construir puentes…

Los comentarios están cerrados.