Puerta de Hierro


A continuación adjunto  artículo escrito por Alicia y Merche, ‘la portavoz’, sobre la historia del poblado de Puerta de Hierro, y la evolución de acontecimientos que han llevado al enormemente dramático e injusto proceso de desalojos y derribos que ha sufrido esta comunidad, y el trasfondo de una gestión administrativa más que cuestionable, posibles oscuros intereses económicos, y en suma, la puesta en escena de una gran injusticia social.

Un poco de historia

El Poblado de Puerta Hierro (Moncloa-Aravaca) está a orillas del Manzanares y es conocido también como “el poblado del río”. Las primeras familias se asentaron allí hacia 1961. En esos años operaba allí una empresa conocida como “El Arenal”, dedicada a la recogida de arena de río para las obras. Allí llegó para trabajar A. Gabarri, y allí conoció a Carmen González, que trabajaba entonces de cocinera de los marqueses de Urquijo, en La Moraleja.

En el terreno había un bar, propiedad de la marquesa de Villaverde, y cedido a Celestina Blanco, que lo regentaba. Celestina fue haciéndose mayor. Carmen cuidaba de ella, y echaba una mano en el bar.

A finales de los sesenta, doña Celestina acudió con Carmen a un juzgado de Madrid para hacer la cesión de los terrenos a esta última. La acompañaba la entonces adolescente Carmiña, la hija de Carmen, que aun guarda memoria del asunto: “nos llevó en coche la Guardia Civil, y fuimos a un juzgado en el centro de Madrid”.

A la muerte de Carmen los papeles se perdieron. Cuentan que Don Agustín, el párroco de San Antonio, se llevó alguno para paralizar un intento de derribo hace más de quince años. Don Agustín también murió y la parroquia no conserva sus papeles.

En 1975 se construye la depuradora de aguas y los vecinos encuentran allí trabajo. El Ayuntamiento construye alguna casa para ellos, como la del hijo de Carmen, que es hoy uno de los patriarcas del poblado. Esa casa que hoy el propio Ayuntamiento denomina “chabola”, para justificar su demolición de cara a la opinión pública, y para encuadrar el poblado, pacíficamente asentado, entre los “irregulares”.

Desde 1978 las familias se inscriben regularmente en los censos municipales. Los menores están escolarizados, en su mayoría en el Colegio Estados Unidos, al que hoy acuden sus hijos, la cuarta generación de habitantes del río. Esos 70 niños y niñas cuya protección se reclama junto a la de sus padres, y su derecho a la estabilidad del entorno familiar, destruido ahora por los derribos.

Recordemos: ese año de 1978 se aprueba la Constitución española, en la que se establece el derecho a la vivienda, y la inviolabilidad del domicilio.

Censos, familias, realojos, irregularidades

En 1986 se crea el Consorcio de Población Marginal. Puerta de Hierro es incluido en su censo, que lleva un seguimiento del poblado y de las nuevas familias que se van creando.

Doce años más tarde, en 1998, se disuelve el Consorcio y se crea el IRIS (Instituto de Realojamiento e Integración Social), que recoge las competencias del Consorcio y las reparte con la EMVS (Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo).

El IRIS entrega a la EMVS los documentos del Consorcio, incluidas las nuevas familias creadas hasta ese año, pero la EMVS las ha omitido en su censo actual. Desde entonces, además, no se hace seguimiento del poblado ni de las nuevas familias (salvo dos dudosas placas nuevas que se resuelven el año pasado con la intervención de una abogada). Tampoco desde la Junta de Moncloa, responsable de estos vecinos, se ha hecho un seguimiento del problema que haya sido efectivo.

Y todas estas familias están ahora en la calle.

Los derribos

En Noviembre de 2008 se acuerdan medidas de prevención de asentamientos chabolistas. El artículo 3 de estas medidas, “cumplimiento del deber de conservación para evitar nuevos asentamientos”, es el que se ha utilizado para muchos de los derribos. Pero el poblado del río no es un asentamiento nuevo, existe desde 1961.

Ese año, en el Decreto 2/2008 que refunde la Ley de Suelo, se recoge el derecho del ciudadano a “participar efectivamente en el procedimiento de ordenación y aprobación de cualquier instrumento de ordenación territorial”. En ese momento los vecinos del Poblado hubieran debido ser tomados en cuenta para ejercer su derecho de usucapión, que reconoce la propiedad de cualquier terreno ocupado, pacíficamente y sin denuncias por parte del propietario, durante más de treinta años.

El Ayuntamiento alega ser propietario del suelo, pero hasta el momento no han podido demostrar tal titularidad. Por otra parte, en el artículo 16 de este Decreto se establece que los propietarios del terreno pasan a ser promotores, por lo que, como cualquier propietario, el Ayuntamiento hubiera debido garantizar el realojamiento o la indemnización de todos los habitantes del poblado. Es decir, proceder a un realojo urbanístico y no social.

La situación de Puerta de Hierro es pues injusta por partida doble: son obviados en el convenio sobre poblados marginales, según el cual a partir de cuatro años de empadronamiento en el poblado marginal en cuestión, las personas desalojadas tienen derecho a realojo por la EMVS.

Puerta de Hierro no es pues un ‘poblado marginal’, ni sus casas son ‘infraviviendas’. El suelo de Puerta de Hierro es considerado “suelo urbano no consolidado residencial colectivo” y las viviendas son consideradas “urbanas”, pero en el verano de 2010 comenzaron los derribos. La primera casa demolida era todo un símbolo: la casa de Carmen, la matriarca del poblado, donde vivía su hija Carmiña con sus hijos y nietos. Sin notificación previa y de madrugada. Los papeles llegaron después.

Muchas de las órdenes judiciales que se vienen ejecutando desde entonces vienen sin una orden en plazo y forma de la Gerencia de Urbanismo. Existen también errores de número de vivienda, de nombres de familias, órdenes de entrada en el Poblado de las Mimbreras con los nombres de las familias de Puerta de Hierro, y todo un cúmulo de irregularidades administrativas y judiciales, que han causado la indefensión de las familias.

“No sin mis hijos”.

El Ayuntamiento (EMVS) ofrece realojo a dieciséis familias, sin más explicaciones y con asignaciones dudosas, y no incluye a los matrimonios creados desde entonces, algunos de los cuales estaban ya en el censo del antiguo Consorcio.

Entre estas dieciséis familias se encuentran los actuales patriarcas del poblado, que han vivido en las que llaman ahora las “casas grandes”, de las que, cuando escribimos esto, quedan en pie cinco. Son las familias que han decidido luchar por los derechos de sus hijos, nacidos, criados y asentados en el poblado.

Apoyos, campañas, acciones de denuncia

El Movimiento 15M ha apoyado la lucha del poblado desde el verano pasado. A este apoyo se ha sumado recientemente el de Amnistía Internacional. Respecto a las vías legales, el Juzgado 29 ha rechazado el mes pasado la orden de entrada en una de las viviendas, y el Defensor del Pueblo ha admitido este mes a trámite el expediente de irregularidades denunciadas por algunas familias.

Del Ayuntamiento , el IRIS o la CAM aún se esperan noticias.

¿Reordenación territorial o intereses inmobiliarios?

Si hay algo que sorprende en esta historia es el empeño a toda costa, con la ley utilizada de forma muy arbitraria, para desalojar un poblado que hasta hace bien poco era un barrio tranquilo y limpio, y que ahora es un lugar cercado de escombros, que no han sido retirados por el Ayuntamiento, pese al cacareado “interés ecológico” del lugar.

La solución hubiera sido bien sencilla. ¿Qué ha empujado pues al municipio a entrar a saco en el asunto, sin otra consideración que obtener el terreno a toda costa?. Estamos hablando de 54 familias, de las que el propio poblado, con el apoyo del 15M, ha hecho un censo real, que demuestra ser todas parte de la familia original. No hay asentamientos fuera del crecimiento vegetativo de las ya cuatro generaciones: nietos, hijos, abuelos, bisabuelos.

La antigua depuradora va a ser trasladada de sitio. A los viveros, cuyo suelo es de Patrimonio Nacional, y que están en alquiler, les han ofrecido – a ellos, sí – el traslado a otro lugar.

La pregunta es obvia: ¿es un interés urbanístico y medioambiental, o es la especulación inmobiliaria la que está detrás de estos derribos, realizados con tanto ensañamiento?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en comisión de problemas sociales, foro, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Puerta de Hierro

  1. Gracias Thom. Añadir únicamente que el artículo-resumen de la situación ha sido elaborado conjuntamente con la portavoz de nuestros vecinos del poblado, y que se completa con la info que encontrais en el post anterior (cronología y documentos), que por cierto, glub… tengo que actualizar:
    https://asambleapopularmoncloadebod.wordpress.com/2011/11/28/puerta-de-hierro-cronologia-y-documentos/
    Abrazo

  2. pmusifloren dijo:

    Gracias, Alicia, por poner a nuestro alcance toda esta información que los medios suelen ocultar con la peor de la instenciones. Y así, que cada cual se las apañe frente a sus problemas y atropellos…
    Abrazo y salud.

  3. De fuentes bien informadas nos llega vía portavoz, la información sobre el destino del terreno de Puerta de Hierro: la construcción de un “edificio inteligente” y “medioambiental”, o sea, un pirulí de esos tremendos. El proyecto está firmado, informan, y las demandas de los habitantes legales del poblado, algunas de las cuales han cuestionado la supuesta propiedad municipal del terreno, les han retrasado el inicio del gran negocio. ¿Entendemos ahora las prisas por desalojar el poblado a toda costa?. ¿Cómo es posible que un edificio “medioambiental” se construya sobre la miseria y la condena de los propios habitantes del lugar?. ¿Qué estrategias de manipulación han sido utilizadas en este triste, injusto y desgraciado asunto, para doblegar las justas reivindicaciones de los vecinos?. Y, la pregunta del millón ¿porqué en todas las instancias a las que han recurrido, se les habla de una “barrera” infranqueable, una barrera “política” y no técnica, que estaría impidiendo la solución negociada del asunto?.

    • Floren dijo:

      No hace falta recordar cómo el “derecho a una vivienda digna” se incumple tan habitualmente que prácticamente se ha convertido en papel mojado. Viene a ser parecido a eso de la mentira que llega a convertirse en “verdad” a base de repetirse miles de veces. Que se trate de un poblado marginal, en el doble sentido, de la margen del río y de una etnia minoritaria, supone una papeleta más para que el problema sea ignorado por la “población corriente”, algo así como el permiso para atropellar con nocturnidad y alevosía.
      Y para colmo de cinismo, se toma como excusa para los derribos el rollo ese del “valor ecológico y medioambiental” y resulta que tienen pensado construir un “pirulí de esos tremendos”. No entiendo nada. ¿No estamos sin un euro? ¿De dónde van a sacar la pasta? ¿De la privatización del Canal, de la venta de hospitales y colegios, de subir más los impuestos? Evidentemente, las prisas demostradas sólo pueden tener un explicación: alguien está esperando forrarse y se le está haciendo larga la espera…

Los comentarios están cerrados.