Un poco de alegría, ¿no?


Creo que estaría bien que vayamos cerrando un día para no hacer asamblea, no hablar de lo que nos j**** lxs de la política, y, sugiero, JUGUEMOS. Todos los juegos de mesa o propuestas que se nos ocurran, compartirlas y pasar un rato distendido.

Sí, tiene su punto loco, pero para mí lo más importante de esta asamblea es la red vecinal y comunitaria que estamos creando, EL VÍNCULO, que es lo que nos permitirá resistir mejor los azotes de la crisis. Y ese vínculo no sólo necesita de discusión intelectual, donde es fácil que se pongan de manifiesto las diferencias, sino también de un componente afectivo. Asumo que todxs lo tenemos ese componente, y que la salud de éste beneficiará a la salud de la asamblea, su dinamismo y su vitalidad. Por tanto, sugiero una propuesta que facilite un encuentro desde otro lado, desde el lado del juego, y la alegría que genera en esxs niñxs que llevamos dentro, y que también se cansan cuando nos ponemos exclusivamente serios (y el poder capitalista podrá ir cortando derechos, pero ¿cortarnos esa alegría interna?: hagamos por que no ocurra. Ésta es una fórmula que yo sugiero para evitarlo).

Salud,

Manuel

Anuncios
Esta entrada fue publicada en otros. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un poco de alegría, ¿no?

  1. miguel de paul dijo:

    oh, yeha! eso suena d´buty

  2. hippieyo dijo:

    Vale, cuando haga bueno propongo una fiesta campestre en la Bombilla. Yo me lo pasé muy bien en la anterior.
    Y que no falte el concurso de tortillas…
    Un abrazo Manuel
    HP

  3. hippieyo dijo:

    Vale, cuando haga bueno propongo una fiesta campestre en la Bombilla. Yo me lo pasé muy bien en la anterior.
    Y que no falte el concurso de tortillas…
    Un abrazo Manuel
    HP

Los comentarios están cerrados.