La marca España


“La Marca España”, o la historia del porqué el presidente del gobierno, ministros, presidentes autonómicos y demás dirigentes del P.P., no paran de cacarear y pregonar a los treinta y dos vientos ese lema, o, mejor dicho “slogan”, y que definen como algo sustancial y preeminente para la defensa de los intereses de nuestro país.

Pues bien, aunque lo parezca, este concepto mercantilista del país no es nuevo, no ha surgido ahora, es la resurrección de un proyecto que se empezó a gestar en las postrimerías del segundo mandato de Aznar por parte de la “Inteligencia” de los ideólogos del PP, con la imprescindible colaboración de “eminentes” expertos, que tras seis meses de gestación  parieron un exhaustivo documento (103 páginas), en el mes de mayo del 2003, en el que se marcaban los caminos a seguir para consolidar una nueva Imagen de España en el exterior “…un proyecto a largo plazo, por encima de las legislaturas políticas, para crear la estrategia de Imagen de España y constituir una idea dominante que pueda ser utilizada tanto en el sector empresarial, turístico, cultural y político” (Sic).

En definitiva, una Biblia, Manual estratégico, y Brújula que había que tener siempre “a mano”, para que se actuara desde el Poder en pos de la consecución de la tan necesaria “Nueva Imagen”.

En sus mentes el convencimiento de que para llegar a esa meta aún lejana (proyecto a largo plazo) había que deshacerse antes de todos los aspectos negativos, o “defectos” de nuestra sociedad, o sea, todos aquellos que no se ajustaran a su ideario Neoliberal.

Pero este ambicioso Proyecto Estrella en el que estaban implicados todos los “cerebros” del P.P., guiados por el “caudillo” Aznar, tuvo que ser metido en los cajones de todos los Ministerios, incluidos los de Rajoy, “a la espera de tiempos mejores”, por varios factores importantes que se generaron casualmente ese mismo mes de Mayo:

1º/ La necesidad de dedicar los recursos intelectuales del partido y del gobierno a paliar los rechazos internacionales y nacionales derivados del servil y ridículo protagonismo  adquirido por Aznar con su apoyo a Bush y a Blair  en la ilegal guerra de Irak, en la que una vez consumada la invasión el día 1 de ese mes de mayo, e irse paulatinamente poniendo en evidencia la mentira sobre la que machaconamente se justificó la guerra ante la opinión pública (la existencia de armas de destrucción masiva en manos de Sadam), obligaron a realizar constantes ejercicios de camuflaje ante esa misma opinión pública, requiriendo a los Ideólogos un permanente y tenaz“sobre-esfuerzo” de Manipulación.

2º/ El accidente del Yak 42, (el día 26 de ese mismo mes de mayo), y las estratagemas precisas para librarse de las responsabilidades civiles y militares que se derivaban ante la polémica generada por el estado y seguridad de los aviones usados por el Estado para el transporte de militares en misión en el extranjero, asunto por el que dos meses antes del accidente ya se le había formulado una pregunta en el Congreso al entonces ministro de Defensa, FedericoTrillo (Otro ideólogo, aún muy activo) y asunto, del que, además, existía constancia documental de catorce quejas realizadas por oficiales que habían volado a esos destinos en fechas previas al accidente. Y, por si fuera poco, la chapuza (delito de falsedad), realizada por los militares forenses, (cumpliendo órdenes de celeridad en su cometido) al agrupar de manera aleatoria y sin identificar los restos de las víctimas, avivó, aún más, las críticas al Ejecutivo y, por ende, la necesidad de contrarrestar con Manipulación “al por mayor” esta realidad.

3º/ La importancia de recuperar, de la forma que fuera, el Gobierno de la Comunidad de Madrid perdido en las elecciones del 25 de ese mismo mes de mayo. Objetivo cumplido con el “Tamayazo” o traición, de dos diputados socialistas que alegaron para abstenerse en la investidura del candidato socialista, no estar de acuerdo con el pacto del PSOE con los comunistas de Izquierda Unida.Los probados contactos entre esos diputados traidores y el responsable de finanzas del P.P. en Madrid, mas la estrecha relación con los constructores del “pelotazo” Urbanístico de Villaviciosa de Odón, desde que fueran elegidos como candidatos socialistas (25-Mayo), hasta el día de la sesión de investidura(28-Junio), levantaron fundadas sospechas de corrupción que comenzaron a ser investigadas por la Fiscalía de Madrid, pero Jesús Cardenal ,el entonces Fiscal General del Estado nombrado por Aznar, las vetó y paralizó. (Los constructores, Francisco Vázquez y Francisco Bravo desempeñaron labores de infraestructura en la trama, contratando habitaciones de hotel, con guardaespaldas de Intereconomía incluidos, para los dos implicados,  y realizando labores de mediación y Mensajería para el P.P., entre otros hechos documentados) Después de una “modélica”campaña de intoxicación achacando a la desorganización del PSOE la deserción de sus miembros y ejemplificando en los dos traidores la poca credibilidad y honestidad de sus candidatos, Esperanza Aguirre se convirtió en Presidenta de la Comunidad de Madrid tras la repetición de las elecciones en el mes de Noviembre.

Estos tres factores expuestos y sus respectivas dosis de sobrecarga de trabajo para los Ideólogos- Manipuladores del P.P.  fueron los que determinaron que el Proyecto “Marca España” no tuviera en fechas posteriores al mes de Marzo de 2003 ni el desarrollo, ni la difusión prevista. Pero, sobre todo, fue la inesperada derrota en las elecciones de Marzo de 2004 la que lo hirió de gravedad poniéndolo al borde de la muerte, pero…pero…pero

…!No fue olvidado por su principal valedor!: ¡El auténtico José María Aznar!, que tras sacarlo de la U.V.I., lo siguió desarrollando y actualizando a través de la FAES y otras Fundaciones y Foros a su servicio, y que como sigue siendo el Compositor jefe y Director de la Orquesta Pepera, al volver al Poder (ocho años después), les ha impuesto el “libreto”, (misma música y letra adaptada) a sus subordinados, y aplicados alumnos-dirigentes de sus actuales gobiernos de mayoría absoluta.

Dirigentes, que agradecidos, no cesan de vociferar el “slogan”…!Marca España! ¡Marca España! ¡Marca España!…sin sentirse, para nada, con la necesidad de explicárselo a los ciudadanos, motivo por el cual estos piensan que o tiene que ver con el Mundial de fútbol, o peor, lo asocian (y no sin razón) a otros lemas ya desfasados y justificadores de cualquier cosa, por criminal que fuera, como por ejemplo, aquel de “Todo por la Patria”.

P.D. El Documento original del Proyecto se puede leer en la web marcando en el buscador las palabras o directamente en: www.realinstitutoelcano.org/publicaciones/informe.pdf.

Veréis la envergadura del proyecto, el más de un centenar de “intelectuales”que lo crearon, los ideólogos del PP comprometidos, las Empresas que lo patrocinaron…

Y os aseguro que: “Os cabrearéis, pero también os reiréis”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en compartir, foro, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La marca España

  1. Gonzalo dijo:

    España es marca registrada de toros, flamenco, sol y “olé”. Es lo que hemos estado vendiendo toda la vida y es lo que tenemos. Y ahora se ha juntado lo de ser buenos en deportes. Y ya está. España no da imagen de marca de calidad como lo puede dar Alemania. Cuando algo viene de Alemania solemos pensar que es bueno sólo por venir de allí. Eso es MARCA. China sin embargo ha conseguido una marca que representa en general “barato y de mala calidad”. Y probablemente es lo que buscaban.

    Yo si creo que España necesita cambiar su marca, necesita cambiar su percepción en el extranjero de ser el país donde la gente viene a divertirse. Pero eso cuesta dinero, tiempo y creérselo. Ningún político de este país invertirá en esto mientras todos seas cortoplacistas egocéntricos que solo piensan en ganar la elección siguiente para seguir apoyando cómodamente su trasero en el escaño que todos les pagamos con demasiada generosidad.

    Ya basta de políticos que únicamente defienden lo suyo. Es la hora de la política con mayúsculas, es la hora de los políticos de verdad y no personajillos que sólo quieren tener un trabajo para siempre, bien remunerado, provilegiado y en el que se creen que mandan.

  2. manuel G. dijo:

    Gonzalo, gracias por tu comentario, que me da impulso para seguir hablando del tema.

    En la triste y penosa dictadura franquista los liberales y tecnócratas, con sus postulados economicistas, adquirieron a partir de la mitad de la década de los sesenta, más parcelas de poder en el seno del Régimen franquista en detrimento de otros sectores reaccionarios más anticuados: representantes de la Falange, militaristas a ultranza y cúpula Nacional católica.
    Estos ideólogos de entonces estaban preocupados por encontrar fórmulas mágicas (lo mismo que estos alquimistas del PP ahora) para, sin cambiar lo fundamental del Ideario político del Régimen de los que eran fieles servidores, poder enmascarar y obviar la realidad social absolutamente carente de libertades y la penuria económica y cultural en la que malvivía la inmensa mayoría de la población española…
    Manuel Fraga era el Jefe de aquella facciones “innovadoras” y se convirtió en el político pionero, en ejercer la Política creando y aplicando estrategias manipuladoras adaptadas a los tiempos, por ejemplo cambió la denominación de los aniversarios del Golpe de Estado que pasaron a ser del “año Veinticuatro de la Victoria” a los “Veinticinco años de Paz “ aparcó ideas, ya caducas, sintetizadas en lemas tan horteras como aquel de “España, centinela de Occidente” o tan militaristas y agresivos como el, quizás más impresentable de todos, “!Viva la muerte, muera la inteligencia!”.
    En sus mentes la imperiosa necesidad de encontrar alguna fuente de ingresos procedentes del exterior que se sumaran a las únicas existentes hasta el momento: las remesas de dinero en divisas que los millones de emigrantes españoles en el extranjero aportaban desde sus lugares de obligado destierro.
    El “España es diferente”, más conocido por su versión inglesa “Spain is different”, constituyó un gran salto cuantitativo y cualitativo para la forma de actuar de los dirigentes del Régimen de la época (finales de los sesenta) marcándoles un camino de reformas tendentes a perpetuar, o al menos a prolongar, la vigencia de sus Principios.
    Fraga fue el que lo parió y difundió desde su cargo de Ministro de Información-Propaganda y Turismo, en el que estuvo siete años (1962-1969)
    Desde entonces se fue consolidando en el mundo una imagen de España, que aún existe, como país de sol y playas, a la que se sumaban los toros (más cornás da el hambre) y el flamenco (no el auténtico, sino la versión frívola).
    El auge del turismo en España en aquellos años no fue causado por ese lema banal, sino por el desarrollo económico que se generó en los años sesenta en Europa y Estados Unidos y el consecuente inicio de los desplazamientos vacacionales fuera de sus naciones de cada vez más ciudadanos “con posibles” y, sobre todo, por lo barato que les resultaba a esos turistas procedentes de países con monedas fuertes venir a divertirse a nuestro país. (por cierto ningún turista va a ir jamás a otro país a sufrir)
    Este proyecto de Marca España está hecho por políticos que, como Fraga en su día, conciben el ejercicio de la política con mayúscula, de hecho lo ponen por encima de cualquier legislatura y además es mucho más ambicioso, no solo contempla el aspecto turístico como lo hacía aquél, sino que es un PLAN que intenta crear una Estrategia Global de Imagen, anulando todo aquello que no esté a favor de su idea Global de España, por eso es mucho más peligroso.
    Desde el punto de vista contrario al suyo la Imagen que el año pasado ha dado nuestro país a raíz del surgimiento del 15M., mostrando al mundo entero a una ciudadanía ejerciendo la Política de manera democrática, asamblearia y horizontal. Algo tan inadmisible, insufrible, e insoportable para ellos, por resultar tan contraria y negativa para sus intereses, que no cejan en su empeño de enmascarar, desprestigiar y cercenar.

Los comentarios están cerrados.