Estrategias de Manipulación. 8 Estimular a la gente a ser permisiva con la mediocridad


         Promover que el público llegue a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…Algo que parece una estupidez, tratándose de nosotros, nada menos que la especie que presume de inteligencia.

           Pues funciona. ¡Vaya si funciona! No hay más que hacer un barrido por las televisiones en horario de máxima audiencia. ¡Oh, la audiencia! Palabra mágica que todo lo envuelve y justifica. Pues ahí sin ir más lejos ya encontraremos ejemplos abundantes de la mediocridad como modelo. Y no hace falta, creo, poner nombres ni de personas ni de cadenas. Claro que el público está obligado a ser complaciente con la mediocridad que se le ofrece, pues se da por hecho que eso es lo que el público demanda. Un auténtico círculo vicioso cuyo resultado es el apetecido: más y más de lo mismo. .

           Vemos continuas entrevistas a personajillos cuya mayor hazaña ha sido poner los cuernos, vivir del cuento o dar patadas a un balón a precio de oro, catetos que apenas saben articular cuatro palabras más tras el obligado comienzo: “bueno, pues…” (por cierto, ¿es necesario televisar los gargajos de un futbolista sobre el césped?). Chabacanería, chismes, casquería, muchas risas, reality show y griterío; mucha gente joven y guapa, eso sí, incluyendo por supuesto a la duquesa de Alba; gente de moda y pasarela, gente de anuncio… ¿Queda alguien normal por ahí? ¿Dónde quedan intelectuales y gente con algo que decir? No, no me refiero ahora a los políticos.

          Gran protagonismo juvenil. Pero una juventud tan sólo presencial, sin valores del pasado ni esperanzas de futuro. Juventud uniformada por las modas, becarios trajeados creyéndose jefes de personal. Pasotismo a espuertas, eso es fundamental: ante todo juventud apática, cortando de raíz su rebeldía. Con mucho videojuego, vida nocturna y botellón. Y algún refugio, claro, a la falta de acomodo: bien sea en el frikismo, exaltación de lo ridículo, bien sea en marginales y ya previamente desprestigiados grupos radicales.

La banalidad puesta de moda, en lecturas, en la programación audivisual y en los modos de comportamiento; corresponde al gusto por lo insustancial y necesidad de lo superfluo; el fruto del entrenami ento de la sociedad en la superficialidad y falta de espíritu crítico. Y que nos pase la vida sin ocuparnos de algo que de verdad importe.

Anuncios

Acerca de pmusifloren

Estoy de acuerdo con Nietzsche cuando dijo que "sin música, la vida sería un error"
Esta entrada fue publicada en reflexionar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Estrategias de Manipulación. 8 Estimular a la gente a ser permisiva con la mediocridad

  1. peperegino dijo:

    Y tambien estan esos programejas “de debate” en los que sesudos”periodistas”, siempre los mismos, parlotean sobre las cosas del gobierno como si viviesen en una realidad paralela ajena
    al dolor de las personas e incapaces de meter un dedito en la herida en las parlotadas que se marcan con el politicastro de turno. Y esto es de lo mas “serio”

Los comentarios están cerrados.