RTVE: Volverán las oscuras golondrinas


Ya estaban tardando. Y así lo hacían saber voces autorizadas en el PPartido: las elecciones se ganan para algo más, como las guerras. Pero había que esperar, qué larga se hace la espera cuando el ansia está ahí, al acecho, en el día a día… Y había que esperar meses. Meses densos, tensos, esperando a que se celebraran las elecciones andaluzas y asturianas, a ver si caía la breva y lograban cerrar el círculo, en este caso vicioso, de la marea azul (nada que ver con la del agua, ojo).

Pasado el trago, ¿a qué seguir con la piel de cordero sobrepuesta? Recortes, pago, copago, repago… lo que pidan. Convencidos de que el empleo volverá solo “cuando la economía mejore”, que es como decir que cuando llueva caerá agua, la acción de gobierno se está limitando a facilitar que cobren grandes acreedores, sin pararse a pensar siquiera la legitimidad de tal deuda, lograda y ampliada, como vemos a diario, a golpes de pura especulación. Es lo que tiene dar las riendas a los “patriotas”que la vez se proclaman “enemigos del Estado”, los partidarios de “más Individuo y menos Estado”, pero que en lugar de crear empresas se meten en la política para saquear desde dentro: les entregamos las llaves para el saqueo a mansalva. Sin embargo, vean con qué arte de engaño siguen identificando los intereses de Repsol con los intereses de España, precisamente los mismos que hurtaron esa gran empresa al patrimonio común de los españoles. ¿Aún no nos hemos enterado de lo que significa poner a neoliberales en el gobierno?

Datos vamos teniendo, casi a diario, de la actuación de los maestros del saqueo público. A pesar de la colaboración, tan necesaria como obligada, de medios de comunicación que día a día ponen en la calle la voz de su amo y ponen sordina o altavoz a los hechos, según lo conveniente y convenido. Y en este punto, los populares encuentran lo que consideran una intolerable falta de control de la línea informativa “adecuada” en el ente RTVE. Pues ya está: de la noche a la mañana, cualquier viernes es bueno para tirar la bomba, el gobierno cambia las reglas de juego para la elección de cargos en el Consejo de RTVE, para la que era necesario acuerdo de mayoría de dos tercios. Y aprueba por decreto-ley que bastará su mayoría absoluta para el nombramiento, sin más consenso que el que les dé su real gana. Y de paso, barren del Consejo a representantes de los sindicatos, en línea con uno de los objetivos básicos del catecismo neoliberal.

En la rueda de prensa posterior, a tragar todo tipo de excusas: que si la situación de bloqueo, que si los necesarios ajustes, que si no puede presentar ni aprobar las cuentas anuales… Ya, señora Santamaría, ya sabemos que están aprovechando “la crisis” para ponerlo todo patas arriba, para darle la vuelta a todo como un calcetín. Ya sabemos que se aprende muy bien la lección que le preparan. Lo cierto de su lección es que el PP viene incumpliendo sistemáticamente su palabra en cada decisión; es que en este punto incumple el consenso que propició la forma de elección con la ley del 2006 y ahora da un golpe de mano, incumpliendo igualmente lo anunciado por Rajoy, tras su reunión con Rubalcaba hace cuatro días, en el sentido de que tratarían de desbloquear los nombramientos de cargos institucionales antes de junio. No faltó el punto demagógico en la sesión: el gobierno permite a las radios entrar a los estados para retransmitir el fútbol. ¡Más circo mediático!

¿Pero, conociendo cómo son, alguien dudaba que más pronto que tarde iban a meter la mano en el control de RTVE? No son todos iguales. Ni parecidos. No son lo mismo PSOE y PP. Ni en esto, ni en la política de Interior, ni en prestaciones sociales, ni en Sanidad o Educación, ni en el respeto a los derechos de las personas. A pesar de sus muchas semejanzas como partidos “de poder” y de la afición de sus dirigentes a “pisar moqueta”, hay una diferencia básica y abismal: el PSOE es una partido moderado, de mucho centro y poca izquierda (hay otros partidos que ocupan ese espacio hacia la izquierda); el PP es un partido de derecha pura y dura (no deja espacio a otros partidos a su derecha); sus verborreas populistas nada tienen que ver con políticas ni siquiera de centro, como podemos ver en sus decisiones. Y esto no es casualidad. Es que es un partido que recoge en sus escaños lo más granado del facherío nacional, provincia por provincia; por algo colaron este detalle franquista (que tenía sus “jefes provinciales del Movimiento”) de la provincia como circunscripción electoral en la Constitución, condicionando nuestro sistema electoral. Es decir, en España la extrema derecha no sólo está en el juego político, sino muy bien situada, en primeras filas, en puestos de primera decisión, en el PP. (No hace falta decir que en España la extrema izquierda, de haberla, estará en la puta calle; ésa es la simetría).

Conocer, reconocer y discernir semejanzas y diferencias,  es el primer paso para actuar con tino y saber qué hacer con ellas. Por ingenuidad, pereza o juventud muchos cayeron en la red tendida desde la margen derecha del río que nos lleva y que dice cosas tan interesadas como tremendamente falsas: “todos son iguales” con ripios tan efectivos como despreciables “PSOE – PP la misma mierda es”. Tenemos nuestro “medio verbal” infectado de falsas identificaciones: aberzales o antisistemas con terroristas, críticos con antipatriotas, políticos con chorizos… Contra la propaganda venida “por el aire” sólo cabe una defensa: despertar, abrir los ojos… a los hechos.

Anuncios

Acerca de pmusifloren

Estoy de acuerdo con Nietzsche cuando dijo que "sin música, la vida sería un error"
Esta entrada fue publicada en reflexionar y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a RTVE: Volverán las oscuras golondrinas

  1. isabaila may dijo:

    Cuando te leo me doy cuenta de que no sólo a mi me duele España.
    En ese tufo de igualar pp-psoe, solo algo positivo “blowind in the wind”: también se oye entre sus votantes, esos que creyeron que su pp sacaría al país de la crisis (que crisis?) solo con llegar al poder, sin saber, pobres necios!, que la crisis, junto con la mentira, son sus herramientas para destripar este país y comerle las entrañas . Otra vez.
    Por primera vez senti algo parecido a la esperanza (bonita palabra enfangada), cuando oi en boca de un votante del pp declarar que era la ultima vez que lo hacia. Cuando igualo al pp con el psoe en la mierda, cuando declaro su desesperación por el camino que estábamos andando……

  2. epistolante dijo:

    ¿Oscuras golondrinas? Más bien gaviotas carroñeras.

    “Volverán las gaviotas carroñeras
    a introducir la ponzoña en los hogares
    Llenarán el “Ente” de fascistas,
    servidores de preceptos obispales
    y adictos de doctrinas liberales.
    Brotarán de las ventanas electrónicas
    mil mensajes reaccionarios y banales.
    Tornarán las llamadas “cajas tontas”
    en auténticos baúles subnormales”.

    Menos mal que nos queda Internet (todavía) y los libros(espero que siempre).
    !Apaguemos el baúl y salgamos a la calle!

  3. Gonzalo dijo:

    Estoy de acuerdo en mucho de lo que dices salvo en eso de que el PSOE es un partido de mucho centro y poca izquierda. Quizás habría que decir mucho centro poca izquierda y algo derecha. En cuanto le vieron las orejas al lobo se dedicaron a ser un partido de menos centro y un poco de derecha recortando derechos sociales que no podían sostener (véase cheque bebé, subida de IVA, subsidios de paro, …) y empezando a aplicar las políticas neoliberales que dicta Europa. Aun a riesgo de tener una tasa de paro insoportable en este país. PP y PSOE no serán lo mismo pero a veces es difícil diferenciarlos.

    Y en una cosa siempre están de acuerdo. En que cuando ellos digan vayamos a votar para seguir manteniendo SU estado del bienestar y desmantelando el nuestro. Los políticos viven como nadie en este país mientras nos aseguran que trabajan para nosotros. Pero los hijos de los políticos no estudian en colegios públicos ni acuden a la sanidad recortada por ellos. Se les ve muy poca empatía con los ciudadanos que NO representan porque la ven como algo que ellos no son. En eso, salvando algún político que no sale en los medios, son todos iguales.

Los comentarios están cerrados.