Estrategias de manipulación, y 10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.


      En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología, la medicina o la psicología aplicada, el “sistema” se ha hecho con un conocimiento muy avanzado del ser humano, tanto en su aspecto físico como psicológico.

El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema puede ejercer un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

El sistema fagocita en su beneficio todo avance que se produzca en el campo de las ciencias del hombre. Uno de los descubrimientos básicos para la eficacia de la manipulación de masas es la aplicación del descubrimiento de Pavlov del condicionamiento operante, el principio de acción-reacción, estudiando cómo un organismo reacciona frente a un estímulo. Basta con disponer del cebo (estímulo) adecuado para obtener la respuesta requerida, sin que el individuo tenga oportunidad de ser consciente de la manipulación a que se le somete. El lanzamiento de globos sonda es un ejemplo de cómo se experimenta. La aplicación de la “doctrina del sock” en toda su crudeza es la demostración de cómo una minoría utiliza esos conocimientos para aterrorizar y dominar a grandes masas aquí y allá.

  

La psicología conductista, las ciencias de la conducta en general,  han convertido a las personas en conejos de indias, campos de experimentación. Los controladores del sistema saben por ejemplo hasta dónde son capaces de llegar las personas en su actuación bajo el principio de la obediencia debida, puesto que el individuo se cree en ese caso exento de responsabilidad; eso explica actuaciones increíbles por ejemplo en las guerras o las barbaridades que  puede llegar a cometer un fanático contra sí mismo o contra quienes le hayan sido señalados como “enemigos”. Los avances de la psicología en el campo empresarial no se han empleado en mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras, no. Han ido encaminados a elevar la rentabilidad de las empresas. Y la aplicación del conductismo al campo de la educación no ha podido ser más perniciosa: a los niños y niñas se les estimula al estudio “prometiéndoles algo”, generalmente la compra tal o cual juego, dejando en mal lugar el valor del conocimiento en sí, siendo tan intercambiable por el premio o privación de un objeto material ajeno al campo del saber. El método funciona, ¡vaya si funciona! Y es que de lo que se trata es de ir formando consumidores más que de fomentar el uso de la razón.

Gabinetes de propaganda y de marketing se apoyan es estos conocimientos sobre el ser humano y cómo conducirlo hacia donde verdaderamente interesa, bien sea en el campo de la política o en del consumo; no hay más que ver la maestría con que se manejan anuncios o encuestas para averiguar gustos, opiniones, efectos de los hechos o de una campaña sobre el comportamiento o el pensamiento del público… Y sobre todo cómo modificar gustos, opiniones, pensamientos y comportamientos.

No ha sido difícil convertir al ciudadano en un consumidor: ha bastado ponerle como estímulo de su acción algo material que poseer; de ahí la proliferación de días de la madre, del padre, del cumpleaños feliz, de papá noel, del amor y ya no faltaría más que también el de la guerra… Todas esas celebraciones desembocan en la visita al centro comercial; como los libros de autoayuda acaban recomendando que se quiera uno mucho y se premie de vez en cuando, comprándose algún capricho; todo por estimular al público hacia la compra de lo superfluo.

Y concluyo con una ligera alusión a la curiosa “Teoría del útero artificial”, a la que se refiere el documento al que vengo haciendo referencia:

Desde el momento en que una persona deja el útero de su madre, sus esfuerzos a todo instante están consagrados a construir y a mantener úteros artificiales en los cuales refugiarse, o formas variadas de cascarones protectores de sustitución”.

         “La primera razón por la cual los ciudadanos individuales de un país crean una estructura política es un deseo subconsciente de perpetuar la relación de dependencia de su infancia. Expuesto simplemente, ellos quieren un ángel guardián para eliminar todo riesgo en sus vidas, tener un plato de pollo sobre la mesa de cada almuerzo, vestir sus cuerpos, tenderles la cama cada noche, y decirles que todo irá muy bien cuando despierten la mañana siguiente”.

         El comportamiento del público es dominado por el miedo, la flojera y la facilidad. Esto es la base del estado de providencia en tanto que arma estratégica, útil contra un público indigesto.”

         Con ayuda de estos conocimientos sobre el ser humano, el nuevo orden mundial neoconservador o neoliberal se ha lanzado a destruir esos cascarones de protección que la especie se ha venido construyendo; el individuo debe quedar a la intemperie, sin estructuras estables en las que refugiarse, porque dominado por el miedo estará mejor dispuesto a dar el consentimiento a lo que desde el poder se le requiera y a cambiar libertad por seguridad. No es ninguna casualidad el empeño por la doctrina neoliberal de “hacer adelgazar a los estados”, impedir que éstos tengan una participación importante en la economía de los países, que se privaticen sectores estratégicos… en fin dejar al Estado reducido a una función recaudadora y represiva.

¿Y las leyes?  ATENCIÓN: “Dadme el control sobre la moneda de una nación, y no tendré por que preocuparme de aquellos que hacen sus leyes.” (Mayer Amshel Rothschild,        1743-1812)

¿DÓNDE ESTÁ EL CONTROL DE LA MONEDA DE NUESTRA NACIÓN?

Anuncios

Acerca de pmusifloren

Estoy de acuerdo con Nietzsche cuando dijo que "sin música, la vida sería un error"
Esta entrada fue publicada en reflexionar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.